Una sonrisa de gratitud se dibuja en mi rostro cuando Luisa ( nombre ficticio) me miro a los ojos, con una mirada profunda, silenciosa, en quietud y al mismo tiempo se sonreía diciéndome : tantos años en los que he experimentado las relaciones al igual que las circunstancias desde la queja, el rechazo y la resistencia a lo que sucede siempre queriendo cambiar y controlar el entorno y las situaciones.

Continuamos el proceso con Luisa durante un tiempo, y en un instante su corazón interno se abría, a un gracias, gracias, gracias, fluyendo en esa apertura, soltando y perdonando las interpretaciones y opiniones de la mente. Al tocar ese espacio vacío que deja el miedo, o sea el constante ataque y defensa, queja, reclamo , resistencia y rechazo, se da cuenta de la inexistencia del vací­o el cual era reemplazado por el perdón auténtico la aceptación y gratitud.

Que Alegría Pilar me comenta, al unir la gratitud y la creatividad, que no es desde el hacer o el tener, surgía en mi la aceptación interna permitiendo la forma que toma el instante presente.- Luisa volvía a sonreír y continuo diciendo:

Asumir y aceptar mi sentir sin interpretaciones, opiniones ni juicio es un alivio.

Le sonreí­ y le dije: La aceptación profunda es el verdadero perdón y cuando perdonas la alegría interna y gratitud surgen de forma natural.

0 Comentarios

Sección Exprésate

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright 2022 Pilar Jaramillo. - Otro sitio realizado por Schutster Digital Media

Chat with us on WhatsApp

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account