Veo lo que se llama muerte como la disolución del cuerpo; un cambio de vivienda, una especie de trasteo en un dimension sin tiempo sin espacio. Una experiencia del alma que trasciende.

No es el cuerpo el que viaja, pues no puede viajar ya que es una forma de carne y hueso que como toda forma transitoria se diluye con el tiempo.

Veo la muerte como el instante para honrar en gratitud al ser que camino a mi lado, y que ahora eligió continuar su camino sin cargar el cuerpo transitorio.

Veo la muerte para darme cuenta del apego y la identificación con el cuerpo dolor y la sensación de carencia de la mente, cuando creo que existe alguna clase de separación del ser amado, confundiéndolo con un cuerpo y olvidándome de la luz que “ lleva adentro”

Veo la muerte que me enseña el apego y la identificación que tengo con el “ego cuerpo”, y me muestra la idea de separación y la creencia en la que mi mente se resiste a descubrir como la idea de muerte es un engaño. No somos el cuerpo transitorio.

Veo a Jesús en sus profundas enseñanzas, enseñándonos por siglos lo que la muerte como un símbolo representa y que aún no lo hemos visto .

Son las 4.30 de la mañana y escribí este texto en mi Mente, mientras dormitaba, sabiendo que si no me levantaba, el escrito se iría diluyendo pues es en el instante presente cuando la inspiración llega y después nos perdemos nuevamente en el mundo de las formas transitorias .

Todavía sentimos la muerte con dolor miedo y con apego, sin darnos cuenta que no lloramos por el muerto, y esto no es fácil reconocerlo, pues el apego a la idea de muerte es tan ciega que nos aferramos a no verlo.

Gracias Jesús, ahí vamos escuchando, comprendiendo que estamos unidos en la Mente en el Amor real y no en la muerte .

Gracias por tus enseñarnos y acompañarnos a descubrir el misterio de la muerte que experimentamos en cada dolor rabia frustración, ira, resentimiento y culpa aún creyendo que somos el cuerpo transitorio, olvidándonos del Ser de luz y Amor que tus enseñanzas nos mostraron, cuando
trascendiste lo que llamamos muerte.

Apenas estamos aprendiendo a escuchar en lo profundo del Ser de Luz que nos habita a cada uno, a donde tú diriges tus enseñanzas ; en lo profundo del Ser de Luz que perdona la identificación con el personaje cuerpo, hacer el giro y trasciende.

Gracias Jesús por existir y ser la luz que eres ; ese amigo permanente caminando a nuestro lado que nos susurra al oído : despierta despierta hermano mío no eres la muerte; en Dios no hay muerte , en el Amor Real no hay opuestos , sólo una continua expresión de Amor expresándose y expandiéndose a cada instante.

Gracias Dios por existir; perdóname el haber confundido tu Amor inconmensurable con un cuerpo transitorio ?

Pilar Jaramillo

0 Participaciones

Sección Exprésate

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright 2019 Pilar Jaramillo. - Otro sitio realizado por Schutster Digital Media

Chat with us on WhatsApp

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account