Toda reactividad es un rechazo.  No aceptar el momento como es, la forma como es.

Al reaccionar ante lo que sucede, hazte consciente que entras inmediatamente al rechazo.  Al entrar a la experiencia de rechazo, entras en la lucha; entras en tus opiniones, interpretaciones.

El ego es el sistema de pensamiento de rechazo, así que entras en el ámbito del pensamiento del ego, lo alimentas sin ser consciente de ello.

Reaccionar, es rechazar. Rechazar es luchar.  Luchar es sufrir.

Observa que sientes cuando rechazas la forma que toma el momento.   La forma en sí no es amenazante, es transitoria, temporal.  Solo son tus interpretaciones mentales las que la “hacen” parecer amenazante.

La forma que toma el momento, es lo que ocurre.  Si la rechazas te mantienes en la lucha contra ti mism@, contra la vida.  Hazlo consciente.

¿Para qué la lucha?

¿Para qué la reacción?

¿Para qué el rechazo?

Si aceptas la forma que toma el presente sin reaccionar, se suelta el mecanismo inconsciente de rechazo.   Al aceptar lo que es como es, se abre la conciencia presente que ilumina ese instante. Dejas de luchar contra la vida, con lo que traiga la forma, dejas de darle importancia a lo transitorio y fluyes, y al fluir en esa profunda aceptación te das cuenta que tu mente es libre.

0 Participaciones

Sección Exprésate

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright 2019 Pilar Jaramillo. - Otro sitio realizado por Schutster Digital Media

Chat with us on WhatsApp

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account